Imprimir esta página

Volver extraordinario cada día. Memoria de Amy Destacado

Compartir

Voces en los días del coronavirus

Verónica Mastretta / Ambientalista

(Este texto fue publicado originalmente en la revista Nexos, dentro de la serie "Covidiario")

(Ilustración de portadilla, Kathia Recio. revista nexos)



Mi intención era escribir acerca del errático mundo de los sueños, de sus reglas, que son las que parecieran regir y desordenar estos largo días del covid. De hecho, lo hice. Y como pasa en sueños, en que todo se desbarata cuando está a punto de suceder algo definitivo, di un clic equivocado y el texto quedó definitivamente borrado. Lo supe en el instante en que lo hice. Que el texto se había ido al carajo. Mejor. Ya iba sin alma. A la mitad del texto supe que Amy Camacho no había sobrevivido al derrame cerebral que sufrió la semana pasada. Este día no sería parecido a los últimos cien. No lo recordaré como esos días.

El 2020 nos repartió unas cartas desconocidas con las que aún no sabemos lidiar. Los humanos somos la única especie que mide el tiempo, aunque los físicos cuánticos dicen que no existe, que todo es presente. Como sea, nos hemos organizado para ponerle horas y nombre a las vueltas de la tierra sobre su eje o alrededor del sol, lo hemos medido con relojes de arena, calendarios de piedra o con precisión digital. Pero el covid ha arrasado hasta con la percepción que teníamos del tiempo, y de marzo para acá tenemos en la mente un amasijo de días y horas confundidos entre sí. La cuenta exacta del tiempo ha sufrido un serio revés y hoy me parece esquivo e inmanejable, como en los sueños.

Anochece en este 25 de junio de 2020. La muerte de una persona querida fija las fechas en nosotros. Pienso en Amy muy joven, casi niña, la mayor de ocho hermanos, aprendiendo a trabajar en equipo para lograr sacar adelante a Africam Safari hace tantos años, y en cómo se transformó en una eficaz , intensa y generosa líder de múltiples causas. En los últimos tiempos, larga fue su batalla por vivir, largo su encierro. Y no por el covid. Su salud se volvió frágil hace ya tiempo. Tanto batallar desde los trece o catorce años le pasaron factura. Ella quemaba su energía en cada idea que consideraba fundamental, pero en particular en todo lo que fuera su familia nuclear y laboral y todo lo que tuviera que ver con la protección y preservación del mundo natural. Si la energía se transforma, se volverá cometa. Así me la imagino. No la imagino quieta. Contar su historia es motivo de un relato aparte. Varias veces se lo dije, cuando con entusiasmo buscaba quien le escribiera un buen texto con la historia de su papá y los orígenes de Africam, —Para mí el personaje eres tú. La historia que hace falta contar es la tuya—. No se veía a sí misma como una heroína. Tampoco como víctima. Yo vi en ella tanta complejidad, tantos dilemas, pero como primera cualidad, una generosidad inmensa, un desbordamiento y compasión hacia los demás que rara vez se encuentra en las personas.

Si algo caracterizó a Amy fue su capacidad para entender que había que trabajar y actuar más allá de nuestros pequeños mundos personales. Cuando tuvo su vida resuelta, guardó en la memoria lo importante que es que alguien te ayude cuando estás en problemas. Traía a flor de piel la pregunta —¿En qué te ayudo ? ¿Qué necesitas? ¿Cómo lo resolvemos?—. La generosidad como una insignia. Fue y vino por la mixteca poblana después del temblor de 2017. Conseguía ayuda, sí, pero junto a las cosas, ella sumaba su presencia. Justo cuando empezó el covid, un aneurisma hizo crisis en su cabeza. Los hospitales eran un lugar de altísimo riesgo para ella. En marzo la mandaron a su casa, a esperar a que bajara la pandemia, cuando todos pensábamos que para abril o para mayo iríamos de salida. Ya va acabando junio. El covid nos obliga a esperar. Obliga a la paciencia. Hablé con ella en esos días. Ella que era tan cariñosa, sensible y espléndida, llevaba el aislamiento drástico con muchísima gracia y valor. En estos tiempos en que reinan las quejas, no se quejó ni una vez. Sólo me dijo que estaba asustada de que el riesgo del virus no diera tiempo para que la pudieran curar —Pero es poco lo que necesito, solo necesito paciencia. ¿Y tú, cómo vas? ¿Estás tranquila? ¿No necesitas nada?—.



Cuando se va una persona como Amy, todos perdemos algo. Cuando vemos vivir a alguien como ella, siempre aprendemos mucho.

Comienza otro día, a ver si lo podemos volver extraordinario.

Compartir

Etiquetado como

Sobre el autor

Verónica Mastretta

Verónica Mastretta. Ambientalista, escritora. Encabeza desde 1986 la asociación civil Puebla Verde y promueve con la OSC Dale la Cara al Atoyac la regeneración de la Cuenca Alta del Río Atoyac en Puebla y Tlaxcala.