Imprimir esta página

¿Cómo es la vida sin Facebook? Destacado

Compartir

Probar y ser más felices

Investigadores de la Universidad de Nueva York y de la Universidad de Stanford hicieron un estudio a partir de una muestra de 2,844 jóvenes que cuatro semanas estuvieron desconectados de Facebook, para ver qué pasaba con sus vidas, en particular la salud y el bienestar individual.

Los participantes, dice el estudio, fueron jóvenes “bien educados y con tendencias a la izquierda en comparación con el usuario promedio de Facebook” y sólo se incluyeron a personas que dijeron estar en Facebook más de 15 minutos todos los días. Los investigadores asumen que no se trata de una muestra plenamente representativa.

De los resultados de este trabajo da cuenta el artículo “Sin Facebook, menos informados, pero más felices”, de Hamza Shaban, publicado en The Washington Post. Después de cuatro semanas de estar desconectados de Facebook hay evidencia para sostener que sí se altera el comportamiento y el estado mental de los jóvenes.

Los participantes del estudio, de un lado, pasaron más tiempo fuera de la web, vieron más televisión, socializaron más con la familia y amigos y, de otro lado, estuvieron menos enterados de las noticias y de la polarización de la opinión pública. De manera general vivieron una pequeña, pero significativa mejora en su felicidad y en la satisfacción de sus vidas.

El estudio, dicen los investigadores, “ofrece evidencias experimentales como no se había conocido hasta la fecha sobre la forma en que Facebook afecta una serie de variables de bienestar social e individual”. Esto sin dejar de reconocer, dicen también los investigadores, que Facebook ofrece grandes beneficios a sus usuarios.

De la investigación se deriva también que los usuarios de Facebook están en las redes sociales más de lo que necesitan, se genera adicción, y que no tener acceso enfría sus posiciones partidistas y su uso las polariza. Los responsables del trabajo señalan que los resultados deben tomarse con “cautela” en razón de que no es una muestra plenamente representativa.

El artículo termina haciendo una invitación a una reflexión personal sobre el uso de las redes sociales y propone responder a cuatro preguntas: ¿Para qué usamos las redes? ¿Qué beneficio nos aportan? ¿Cuánto tiempo pasamos al día en ellas? ¿Qué pasaría si dejamos de usarlas? Probemos un día sin redes para ver si somos más felices.

----------

La investigación completa se dio a conocer el pasado 11 de febrero y se puede acceder a ella en el portal de investigación de acceso abierto SSRN y se publicó como documento de trabajo de la Oficina Nacional de Investigación Económica.

Twitter: @RubenAguilar

Compartir

Sobre el autor

Rubén Aguilar Valenzuela

Rubén Aguilar, comunicador y politólogo, un tiempo jesuita, ha sido impulsor de de una veintena de organizaciones de la sociedad civil, entre ellas el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMFI), FunSalud y consejero del Instituto Nacional de Nutrición Dr. Salvador Zubirán. Fue consejero de empresas como Grupo Carso, Grupo Alfa y Cinépolis.Licenciado en Filosofía (1969-1972), y un tiempo participó como vocero del gobierno de Vicente Fox. Es Maestro en Sociología (1975-1978), y Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Iberoamericana (1985-1987).