Reflexiones en torno a la defensa de la tierra nuestra (#DíaInternacionalDeLaMadreTierra)

Compartir

En el día mundial de la tierra sostengo que de lo mejor de la ciudadanía en Puebla en los tiempos recientes está en la lucha ambientalista contra los proyectos industriales de muerte y por la regeneración de las cuencas hidrológicas, particularmente la del Alto Atoyac.

No hay nada más alejado por el momento de la preocupación electoral en la que están trenzados partidos y dirigentes que en Puebla se disputan el poder político.

Describir la realidad lo mejor posible, comprenderla en su complejidad y contradicciones, contribuir así en la construcción de alternativas. No entiendo de otra manera el periodismo. Y por eso no puedo verlo desligado de la dimensión estratégica que tiene para la sobrevivencia de nuestro planeta y las sociedades que alberga las consecuencias que la acción humana tiene para ella.

Y tengo a la vista procesos sociales como el encabezado por el movimiento popular Tetela hacia el Futuro en el 2012-2014, el Comité de Ordenamiento Territorial integral de Cuetzalan y la organización civil Dale la Cara al Atoyac en la ciudad de Pueble. Son procesos que han involucrado dinámicas de poder guardadas en los nombres Grupo Carso/Carlos Slim, Comisión Federal de Electricidad/Gobierno Federal y autoridades federales, estatales y municipales en el Estado de Puebla.



La imagen puede contener: texto

Así arranco mi participación en el evento de este domingo realizado en el Mercado Hidalgo por convocatoria de un conjunto de organizaciones sociales vinculadas a la defensa del territorio. Y lo planteo desde mi posición de periodista que entiende que el periodismo tiene sentido si describe bien la realidad, la investiga mejor y contribuye a construir alternativas democráticas construidas colectivamente.



En el evento se reseñan dos procesos recientes exitosos que dan idea de este planteamiento sobre lucha ambiental y construcción de ciudadanía: el cierre del relleno sanitario intermunicipal en Cuetzalan y la clausura del tiradero de residuos industriales impulsado por la cementera Cruz Azul en la localidad de Ballavista, en el municipio de Palmar de Bravo. Difícil de creer, pero son dos buenas noticias.

Así lo documenta Erwin Slim este mismo día:



No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.

“Acta de Cabildo Municipal donde se hace oficial el Cierre Definitivo del basurero a cielo abierto de Cuetzalan, mal llamado relleno sanitario. Por lo que todos los materiales no reciclables (previa separacion) de Cuetzalan será enviados al Relleno Sanitario de Cuyoaco, que cuenta con certificaciones en el manejo de residuos. El reto en Cuetzalan es que la población, así como los grupos, comites, escuelas, organizaciones, prestadores de servicios e instituciones de gobierno, tengamos la responsabilidad de reducir el consumo y separar de la mejor manera los residuos y materiales reciclables. Construiremos desde la población una intensa campaña para este objetivo. Está la propuesta de una composta colectiva que manejen grupos de productores y organizaciones para beneficio de las parcelas. Habrá dos foros (Ciudad de Puebla y Cuetzalan) amplios, de Inclusión de propuestas para el manejo de residuos solidos y saneamiento de Cuetzalan, que convocará Miocup CNPA MN, además de otros grupos y organizaciones. Con el objetivo de crear un modelo integral en el manejo de la basura en el municipio, así como un órgano ciudadano de vigilancia que le dé seguimiento al modelo que sea apoyado por la población, técnicos, académicos y expertos en el tema.”

Lo que se celebra este domingo (#DíaInternacionalDeLaMadreTierra) y que ha dado pie a este evento auspiciado por la organización popular 28 de Octubre provoca reuniones similares en todo el mundo a cargo de centenares de organizaciones civiles, en una inercia que afortunadamente no se ve ya que tenga fin. Un ejemplo, Gabriela Méndez Cota en su En busca del quelite perdido da cuenta de un Fondo Semilla que celebra este día con la memoria de un encuentro en Cuetzalan en el mes de diciembre que se resume en este video con el tema Encuentro Internacional Género, tierras y territorios: sostenibilidad de nuestra vida comunitaria

Movimiento de resistencia y organización de la sociedad civil

¿Qué trama es esta que nos ofrece una creciente movilización desde la sociedad civil?

La historia en Puebla –digo en el evento de la 28 de Octubre, y para entender esta trama que se construye poco a poco desde las luchas de resistencia y defensa del medio ambiente--, obliga a valorar de fondo las derrotas históricas de la tierra nuestra, todas provocadas por una idea de progreso entendido desde el proyecto de desarrollo capitalista que ha llevado a nuestro país a esta situación de catástrofe socio-ambiental en la que vive nuestra sociedad.

Presento un listado breve de lo ocurrido en los últimos cien años y de norte a sur en nuestro estado: el uso industrial energético de los ríos serranos con la construcción de presas hidroeléctricas en Necaxa y Tlatlauquitepec; la cuenca petrolera de Xicontepec en su paso por Puebla, en la región de la Mesa de Metlaltoyuca y Venustiano Carranza, con la amenaza del fracking promovido desde la reforma energética; la cuenca del feldespato en la región de Zacatlán y Ahuacatlán para la industria cerámica; la deforestación histórica de los bosques templados y subtropicales en las sierras Norte y Negra y en las montañas altas Popo, Izta, Malinche y Citláltépetl; los monocultivos cafetalero en la Sierra Norte y azucarero en la región de Matamoros; la degradación total de las cuencas hidrológicas de los ríos Atoyac y Nexapa, en el centro sur del estado; la cuenca agropecuaria capitalista en Tecamachalco y Tehuacán; la urbanización irracional, caótica en su modelo de ciudad, reproducido igual en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla, pero también en Tehuacán, Teziutlán y San Martín Texmelucan.

La cuenta puede seguir a detalle. Pero alcanza para entender los movimientos sociales ocurridos en los últimos diez años en el territorio poblano: la lucha contra la instalación de proyectos mineros y energéticos en las montañas y ríos de la Sierra Norte de Puebla y en la Sierra Negra; la resistencia contra la instalación del Gasoducto Morelos a su paso por la Sierra Norte, el Valle de Puebla y la región de Atlixco; la oposición a los rellenos sanitarios e industriales en las zonas rurales de Huejotzingo, Palmar de Bravo y Cuetzalan; y la movilización civil para la regeneración de la cuenca del Alto Atoyac.

Este rueda de prenda organizada para este lunes 23 por Dale la Cara Al Atoyac da muy buena cuenta del alcance que puede llegar a tener la movilización de la sociedad civil vinculada a los movimientos ambientales: una agenda del agua construída desde la acción civil, no desde el gobierno y, ni mucho menos, los partidos políticos.

En todos estos casos se han dado en mayor o menor proporción un conjunto de elementos que explican una compleja dinámica que nos conviene entender: la vinculación entre los movimientos sociales y los grupos organizados de la sociedad civil. En Tetela hacia el Futuro, el COTIC y en Dale la Cara los encontramos: la acción directa que se impulsa desde el rechazo espontáneo del impacto ambiental provocado por los procesos y proyectos ambientales y la contaminación; la investigación socio-ambiental desarrollada por especialistas vinculados al movimiento, la acción legal fundada en la ley y sus instrumentos de defensa ambiental, administrativa y de derechos humanos y plasmada en juicios de amparo y denuncias civiles y penales ante las autoridades correspondientes; la generación de alianzas con grupos organizados externos, centros universitarios de investigación y medios de comunicación; y el desarrollo de perspectivas estratégicas que le den al movimiento de defensa ambiental la dimensión política sin las que se verán sin duda reducido al fracaso.

Estos cinco elementos no se dan fácilmente un proceso de lucha socio-ambiental. Se construyen con mayor o menor éxito. Los encuentro sin duda en los procesos señalados arriba (Tetela hacia el Futuro) COTIC Y Dale la Cara al Atoyac, y que intentamos documentar a fondo en esta revista digital Mundo Nuestro. En ellos se han dado con nitidez la acción directa, la investigación técnico-científica, la defensa legal, la generación de alianzas y la construcción de una visión estratégica.

La existencia de organizaciones civiles como Puebla Verde, Africam, Tiyat Tlali, Tosepan Titananizke, CESDER, Alternativas, Cupreder, Ibero Puebla, etc, explica en buena medida la consecución de victorias concretas.

La ausencia de estos elementos en su conjunto explica también los riesgos que enfrentan en conflictos similares como los que hoy se producen en regiones particulares del estado: la amenaza del fracking en la Sierra Norte, la instalación de la minera canadiense Almaden Minerals en Ixtacamaxtitlán y la construcción de las hidroeléctricas en los ríos Ajajalpan, Zempoala y Apulco en la Sierra Norte y Coyolapa en la Sierra Negra por consorcios mineros como Grupo México y Grupo Ferrominero.

La ausencia de estos elementos ayuda a entender igualmente el aislamiento en el que los movimientos pueden caer. Su falta de visión estratégica puede provocar la caída en posiciones sectarias que lo aíslan más todavía y le impiden construir alianzas vitales.

Yo recupero la vista que hemos dado en Mundo Nuestro sobre la realidad de las montañas poblanas y el acoso que sufren por las corporaciones mexicanas y trasnacionales para la instalacción de proyectos industriales energéticos y mineros. Es una memoria de la tierra desde la resistencia de los grupos organizados en la Sierra Norte de Puebla:

Hidroeléctricas en los ríos de la Sierra

Hidroeléctricas en los ríos de la Sierra

Conflicto minero en Tetela

Conflicto minero en Tetela

Conflicto minero en Zautla

Conflicto minero en Zautla

Conflicto minero en Ixtacamaxtitlán

Conflicto minero en Ixtacamaxtitlán

Compartir

Sobre el autor

Sergio Mastretta

Periodista con 39 años de experiencia en prensa escrita y radio, director de Mundo Nuestro...